viernes, 12 de febrero de 2016

Hn-8 – Raquel Sequeiro


Era la algodonosa lluvia filtrándose por los cristales líquidos de las ventanas. Las escaleras se movieron de su lugar. Hn-8 estaba preparada para cualquier cosa.
Hn-8 había sido educada entre otros con características especiales debido a las clonaciones. Aseguraban que era la misma, la muerta de 2042, la chica de 34, la mujer que no sabía que detrás de la muerte se ocultaba un negocio de copias de almas, y lo celebró con curiosidad. Por si acaso, diré que, Hn-8 estaba complacida con su estructura, una estructura difusa que se diluía al contacto de la piel de otro ser humano; nunca podían tocarse, las fibras de nylon de su pelo refulgían como estrellas fugaces, chisporroteando. Un ratoncito la miraba desde el suelo del lúgubre sótano. Pero, ¿qué saben los ratones de los nuevos hombres y de los nuevos dioses? Se fue a comer su pedazo de queso con trampa y los dedos de la chica abrieron las tenazas. El ratón emitió un chirrido. Otra máquina.

Acerca de la autora: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada