miércoles, 9 de septiembre de 2015

Escenas de un Restaurante - Jorge Oropeza


Sentado en una de las esquinas, su esquina diría yo, se encuentra el hombre como todos los días. Tiene el periódico abierto frente a sí, ocultándolo por completo. Hay que verlo por detrás para darse cuenta que recorre la página apenas a unos cinco centímetros de distancia de sus ojos. Requiere una gran paciencia, pienso, recorrer así un periódico. Metódico, abre una a una las hojas, las revisa a la distancia (imagino que apenas alcanzará a ver manchas) y cuando encuentra algo que llama su imaginación, debe acercarse y repasarlo pegando la nariz al texto. Y así lo hace con todas las hojas. La tarea le lleva mucho tiempo. Imagino la enorme emoción que debe tener al cargar consigo un periódico nuevo, listo para repasarlo. Imagino también su profunda satisfacción al terminarlo. Imagino, al fin, la terrible soledad del lector miope, que emplea su tarde entera en revisar al mundo, aislado desde su rincón y detrás de su periódico.

Acerca del autor:
Jorge Oropeza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada