domingo, 16 de agosto de 2015

El ataúd usado - Ada Inés Lerner


Después de discurrir largamente, mi hermano Simón decide que no es inconveniente que yo comparta el ataúd con el tío Ismael (fallecido allá lejos y hace tiempo).
—Es notable la diferencia de precio —dice Simón a la familia—: e ínfima la posibilidad de que, con el tiempo, la comunidad sospeche un incesto.
La funeraria (el dueño es gentil) le ha ofrecido cremación y urna por un precio más conveniente y Simón —que ha extraviado los preceptos de la religión— acepta.
A partir de ese treinta de abril comparto una vasija mortuoria con Ismael, judío liberal y viudo de primeras nupcias; se trata de un hombre desconocido para mí; eso es lo que a juicio de Simón evita los comentarios maledicientes y además —aduce— no puede ser atrevida tamaña cercanía con alguien que me lleva casi doscientos años.

Acerca de la autora:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada