sábado, 28 de noviembre de 2015

Fluentes e hiperdensos – Daniel Alcoba


Un fluente es expansionista acabado, para él cualquier monte es orégano. Por eso la infantería gaseosa de Fluencia, anodina Fenicia del arrabal de Orión, llegó como una plaga al sistema Alfa de Centauro, que ocupó en una especie de Blitzkrieg, igual que una flatulencia se adueña del vacío de un recipiente, o del olfato de una criatura sensible.
Follón 8º, el sátrapa que pretendió tomarse la revancha de los hiperdensos de Macizia, cercó a los macizos en el cúmulo globular Omega Centauri. Y apenas hubo completado el sitio, o más bien situado a sus astronaves en muy aceleradas carreras orbitales alrededor de la estrella binaria Macizia y de los siete planetas que habitan los macizos; envió una avioneta fotónica que hizo sonar el himno patriótico fluente en cada globo. Los hiperdensos oyeron la campana pero sin enterarse de por qué sonaba. Y de la invasión fluente ni noticias tuvieron.

Acerca del autor:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada