sábado, 28 de noviembre de 2015

Como una loca en el andén - Köller


Bajé del tren, ella seguía ahí sentada con la mirada perdida; no sé ya cuántas veces la había visto, quizá desde que tengo memoria. Silenciosa; pasaba desapercibida como si formara parte del paisaje de aquella antigua estación. No era la primera vez que me cautivaba: su belleza casi dolorosa y su misticismo indescifrable solían robabarse mi atención. ¿A quién espera? ¿Por qué no se sube a ningún tren?
Me detuve apenas un segundo después de que el tren partió; le dirigí una mirada que ella ignoró como si no se hubiera percatado de mi existencia. Mejor, pensé; de alguna manera preferí evitar que sus ojos me incomoden como aquella tarde en la que tuve que huir despavorido: al igual que la mayoría de los seres humanos, tengo cierta tendencia a la discriminación; miedo, esa fue la sensación que me obligó a escapar: por algo estaba siempre sola, inmutable, mirando el mundo pasar.
Caminé hacia ella con sigilo, mirando alrededor para asegurarme de que nadie me viera; a medida que me acercaba fui sintiendo un golpeteo en el pecho: los latidos crecían al ritmo de mis pasos. Enseguida recordé una charla entre dos viejas que hablaban sobre la loca del andén; como si se tratara de un personaje famoso; una celebridad invisible.
Como pude me acomodé en un banco cercano; ella permaneció igual: con la vista clavada en las vías como si estuviera esperando algo; quién sabe qué. Se balanceaba silenciosa; contemplativa e inmersa en un vaivén interminable.
―¡Basta! ¿Qué te pasa? ―me dijo apenas sintió la energía de mis ojos.
―Nada ―atiné a responder intentando evitar que el pánico me llevara puesto otra vez―, a mí no me pasa nada.
Bajé la vista con rapidez para evadirla; como si quisiera ahorrarle un mal momento a mi consciencia. Imposible: ¿Qué hacía yo ahí? ¿Qué buscaba tomándome cada día un nuevo tren que no conduce a ningún lado? Una respiración profunda bastó para darme cuenta de que ella me miraba; sin embargo, se escapó de repente apenas se percató de mi actitud. Aproveché la situación para observarla una vez más: las marcas que el tiempo le había dejado en el alma le surcaban el rostro combatiendo su belleza; en el suelo, la mochila cargada de sueños y frustraciones; y a su lado, un eterno compañero: el silencio.
El bocinazo de un tren me trae de nuevo a la tierra; ya no sé cuántos habré dejado pasar, de hecho, a esta altura me tiene sin cuidado; puede que lleve años sentado ahí, formando parte del paisaje de una vieja estación abandonada; inmutable, mirando el mundo pasar como una loca en el andén.

Acerca del autor:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada