sábado, 28 de noviembre de 2015

Condenado - Armando Rosselot


Después de analizar la situación le dio a beber un té con un calmante, la ató fuertemente a la viga y le explicó como desatarse. Salió afuera y cerró la puerta de acero reforzado. Si Paula tenía suerte sobreviviría, pensó. Tomó los prismáticos y trató de ubicar la nube al noreste de la cadena de cerros. Ahí estaba, acercándose vorazmente hacia ellos. Tomó un cigarro roto de su bolsillo y lo encendió, no sin antes lanzar los prismáticos lejos. Y, al igual que un condenado a la silla eléctrica, se lo fumó apresuradamente.

Acerca del autor:
Armando Rosselot

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada