sábado, 11 de julio de 2015

Doy fe – Sergio Gaut vel Hartman


Para Jimena

El escritor golpeó la puerta de la casa de la escribana a las tres de la madrugada. Era una noche de tormenta despiadada y el único motivo por el que el matrimonio arrancado del sueño no llamó a la policía fue el aspecto desastroso y patético del tipo.
¿Qué quiere? —exclamó el esposo de la escribana, un prestigioso abogado—. ¿Cómo se atreve a llamar a la puerta de una casa de familia a esta hora? Podría haberlo corrido a tiros sin remordimientos.
¡Perdón, perdón! No se enoje. No tengo malas intenciones. No soy ladrón ni nada parecido. Soy escritor.
¿Escritor? —La escribana sujetó la bata con el puño y se hizo a un lado para que el sujeto entrara al recibidor—. ¿Y qué hace un escritor en medio de la tormenta? ¿Por qué no está en su casa, escribiendo, en el caso de que le haya dado insomnio?
¡Eso, insomnio! No puedo dormir porque una idea me taladra el cerebro.
¡Molestar a la gente! —estalló el abogado.
¡No! Vean, esto que les voy a decir es muy raro, demente, pero sucede, puedo demostrarlo.
No trate de enredarnos. No somos gente inocente a la que se pueda engatusar. —Pero la escribana miró a su esposo, dio un paso al costado e invitó al tipo a sentarse. Le daba pena y estaba intrigada.
Para nada. Les cuento: puedo materializar cualquier cosa si la escribo. Pongo “cigarrillo”, y aparece uno en mi mano; escribo “encendedor”, y lo mismo; “cenicero”...
No fume aquí, por favor.
El escritor sacó un block de notas, escribió las palabras anunciadas y casi de inmediato tuvo un encendedor, un cenicero y un cigarrillo en la mesa que estaba junto a la silla. Pero no lo encendió.
El matrimonio miró al sujeto y tanto la mujer como el hombre trataron de determinar si no estaban soñando. Llegaron a la conclusión de que no, no estaban soñando.
Es un truco —dijo el abogado.
Es verdad —replicó el escritor—. ¿Les parece que me tomaría todo este trabajo para hacer un pase de prstidigitación, en una noche como esta?
¿Qué quiere, entonces? —preguntó la escribana. No estaba segura si debía reírse o echar de una buena vez al pobre diablo.

Materialicé una casa, muy linda, sencilla, pero cómoda. Es real; no estafé a nadie para tenerla. Está junto a la laguna y solo le quité unos metros de agua a los patos. Quisiera escriturarla.

Acerca del autor:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada