sábado, 11 de marzo de 2017

La Isla Tortuga (Leyenda Ugudibuu) – Tanya Tynjälä



Dicen que en un principio, cuando el mundo estaba Nuevo, los hombres vivían en una isla muy cerca de la tierra. Esta isla estaba llena de grutas y cuevas en donde los hombres habían decidido vivir para protegerse del calor y del frío. Sin embargo no había vegetación y mucho menos animales. Así pues, los hombres debían nadar hacia la tierra para recolectar frutas, verduras y cazar pequeños animales con los cuales se alimentaban. Esto lo hacían muy rápido pues temían a las grandes fieras.
Era la razón por la cual preferían vivir en la isla. Mudarse a la tierra les hubiera facilitado la vida, pero tenían tanto miedo a ser devorados en vez de ser devoradores que preferían nadar hacia la tierra cuando lo necesitaban. Por suerte para ellos ninguna de las grandes fieras sabían nadar.
Un día la isla empezó a temblar; primero ligeramente, luego tan fuerte que algunos murieron al caer de las cuevas más altas. Un hombre se atrevió a salir para indagar qué pasaba y no pudo creer lo que veían sus ojos: su isla era en realidad una gigantesca Tortuga que había despertado de su largo sueño de años y nadaba tranquilamente por el mar.
Diez días duró la travesía de la Tortuga con los aterrorizados hombres escondidos en las cuevas de su caparazón, muriendo de hambre y de sed. Finalmente llegó a otra tierra, se acercó a la orilla, comió árboles hasta saciarse y al terminar, metió la cabeza y se quedó dormida.
Los hombres se apresuraron a salir de la Tortuga. Salieron cientos, miles y poblaron la tierra. Preferían correr el riesgo de ser devorados por las fieras a tener que soportar otro viaje en el gigantesco animal.
Desde ese día el hombre dejó de ser el parásito de la Tortuga y se convirtió en el parásito de la tierra.

Acerca de la autora:
Tanya Tynjälä

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada