sábado, 11 de marzo de 2017

El Segundo Sello - Daniel Frini


―Mire ―dijo el traficante, poniendo el fusil en manos del comprador―. Hache ka cuatro dieciséis, calibre cinco cincuenta y seis, novecientos rondas por minuto, mira rebatible…
―¡Pecador! ―bramó el pastor, detrás del cliente.
―Cállese.
―¡Satanás!
―No joda―contestó el vendedor, resignado.
―¡Sus armas hacen la guerra! ¡Esto ―dijo el pastor, mostrando el Libro ―construye la paz!
―¿Si? Constrúyame una paz. Chiquita nomás. De un metro de alto.
―¡Blasfemo!
El cliente dejó el fusil y huyó.
―Blasfemo las pelotas. Perdí una venta ―dijo el traficante, enojado. Y retomando su rol de vendedor, continuó ―. Usted pelea una guerra, y pretende ganarla con ese libro. Tírelo, y le hará un chichón al primero. Pero los que vienen atrás se lo van a comer.
―¡Esta es la Palabra…
―Si hay una guerra, …
―…de Dios!
― …yo tengo el arma que necesita.
―¡Mercader de muerte!
―Una pistola de rayos evangélicos.
―¡Filisteo!...¿Una qué?
―Pistola de rayos evangélicos.
― …
―Mírela. Acero sagrado, refrigeración con óleo santo, selector de canónicos o apócrifos, detector iónico de infieles, lanzagranadas de agua bendita…
―¿Funciona?
―Qué pregunta.
―¿Cuánto cuesta?
―La primera se la regalo.
―¡La llevo!
―Cuidado. Está cargada con el Evangelio de Juan.
―¡Dios te bendiga, hermano!
―Aleluia.

Acerca del autor:
Daniel Frini

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada